Cómo combatir el día de la Marmota si trabajas desde casa.

como ser copywriter.jpg
 
 

Mis días se repiten. Me siento Craig David en su videoclip "7 days", Bill Murray en Atrapado en el tiempo y todos los protagonistas que han retratado este fenómeno, seguramente inspirados en aquellos emprendedores que trabajamos desde casa.

No es por aguarte la fiesta, pero si aún no lo has sufrido, lo sufrirás. Esto es cómo la varicela del emprendedor, aunque sin picores. 

 

Hace unas semanas me llegó el turno.

 

El otro día se hizo más palpable y real. El síndrome del que tanto había oído hablar, y el cual en alguna ocasión me había causado sudores por la noche, me cogió por banda. 

Me dispuse a abrir un ojo a eso de las 6.30 am (hora a la que me despierto casi todos los días y lo cual te recomiendo) y ahí estaba esperándome de nuevo: el mismo día que ayer. 

Me dije a mí misma "Laura, qué cosas tienes, eso solo ocurre en las películas" y dejé transcurrir mi día, hasta que llegó el siguiente y el siguiente, IGUALITOS al anterior.

 

Esto no podía seguir así, debía hacer algo. 

 

Y no me malinterpretes, me encanta mi trabajo y lo que hago, pero trabajar desde casa con una organización exhaustiva hace que mis días sean SIEMPRE iguales.

Así pues, me dispuse a coger a mi yo interior por banda, sentarle en el sofá y decirle "Tenemos que hablar".

Él me miró con carita de alegría (es el único que me mira así cuando le digo semejante frase), porque sabe que se avecinan cambios beneficiosos para él.

" Querido yo:

Esto no puede seguir así, tenemos que hacer algo y pronto. Cómo un día seguido más vuelva a repetirse nos volveremos majaretas del todo.

Piensa, tú que siempre tienes las respuestas ¿qué se te ocurre para solucionar semejante dilema?"

Y él con su sabiduría me dijo:

 

trabajar desde casa.jpg

01

Si quieres que pasen cosas distintas, HAZ cosas diferentes.

Tan sencillo como complejo. Pero, mientras yo me obcecaba en que solo desde mi escritorio me concentraba mejor, no podía ver que otros ambientes hacían que mi creatividad fluyera mucho más. 

Consejo: hoy, haz algo que nunca harías. Por ejemplo, si nunca te ha gustado la ensalada, cómete una. No es broma.

02

ORGANIZARSE NO SIEMPRE ES BUENO.

Estamos cansados de oír que la planificación es esencial para alcanzar nuestros objetivos. Que debes organizarte para llegar a todo y dejar la procrastinación a un lado. Pero, querida, tras mucho tiempo he caído en la cuenta que organizarse está bien, sí, pero hasta cierto punto.

Si creas una organización diaria la cual no da lugar a la creatividad, siento decirte que estás predestinada a que el día de la marmota se quede contigo para siempre.

Recuerda: planificarse sí, pero organizar cada hora de tu vida NO, por favor.

 

emprender con tu perro

03

PRACTICA LA ATENCIÓN PLENA Y PASEA.

Antes de compartir mi vida con Yomu, salía de casa muy poco, engordé y me sentía menos ágil.

Él lo cambió todo. Ahora sí o sí, tengo que salir a pasear, correr e incluso hacer amigos por la calle.

Además, intento practicar la atención plena y concentrarme en el momento presente. Es decir, cuando estamos paseando o cuando estoy haciendo algo completamente diferente al trabajo, intento pensar solo en esa acción y todo lo que mis sentidos pueden llegar a percibir en ese momento.

No existe ni el pasado, ni el futuro.

Si te das cuenta, constantemente estás pensando en cosas que ya han pasado o que pasarán y eso te crea angustia. Nos concentramos muy poco en el AHORA, por eso te invito a practicar. No es fácil, pero sé que tú podrás conseguirlo.

04

ESTABLECE UNA HORA en la que el trabajo deja de existir.

Tienes dentro de ti una workaholic. Quieres trabajar constantemente e incluso no sabes qué hacer con tu tiempo libre. Te entiendo, yo también la tengo dentro, bien arraigada y lucho por ponerla a raya día a día.

Para ello, he establecido una hora a partir de la cual me tengo prohibido trabajar y, además, me "obligo" a practicar una actividad fuera de casa.

Oye, ya sé que es sencillo, pero va de perlas.

05

apúntate a CURSOS PRESENCIALES.

Soy la primera fan de los cursos online, de hecho, creo que son muy, muy enriquecedores.

Sin embargo, si quieres levantarte de la silla, salir de casa y cambiar de aires, lo mejor es optar por un curso presencial o varios. 

Mejor si no tienen relación con tu profesión, así podrás desconectar durante unas horas.

¿Qué tal de baile, canto, reparación de relojes, fotografía, cocina, etc.?

 


Estos son los consejos que me brindó mi yo interior. Los estoy poniendo en práctica y funcionan. El día de la marmota no ha vuelto por aquí.

Pero, cuéntame, ¿este síndrome ya ha pasado por tu vida? ¿cómo hiciste para que se fuera de una vez por todas?

O, por el contrario, ¿aún no lo has sufrido, está al acecho y temes el día en que se manifieste?

Sea como fuere, aquí estamos para ayudarnos, porque emprendedoras somos y en el camino nos encontraremos.

Te veo el próximo jueves.

Un fuerte abrazo,

 
1497431502057.jpeg